Mariano Fazio: “Comprendo que Francisco no viaje a la Argentina; hay un clima muy caldeado”

27/Ene/2018 | Por | Categoría: Destacados

 ENTREVISTA A MARIO FAZIO  30 septiembre 2017

El sacerdote argentino, número dos del Opus Dei en el mundo, respalda la decisión del Papa y dice que el país necesita reconciliación

ROMA.- “Comprendo que el Papa no tenga ganas de viajar porque hay un clima muy crispado en la sociedad argentina. No se lo he preguntado, pero me parece que él considera que no están dadas todas las circunstancias para una visita al país, para que no le manipulen sus gestos, como ha ocurrido en el pasado, lamentablemente.”

Son palabras de monseñor Mariano Fazio, el sacerdote argentino que en enero último se convirtió en el número dos de la Prelatura del Opus Dei, en una entrevista con LA NACION en Villa Tevere, el cuartel general de la prelatura, ante la confirmación de que el Papa no viajará a su país natal en 2018.

Intelectual, de 57 años, muy cercano a Francisco, autor de varios libros y vicario del Opus Dei en la Argentina, Paraguay y Bolivia hasta diciembre de 2014, el padre Fazio destacó la urgente necesidad de reconciliación que hay en el país.

-El Vaticano anunció que el Papa no viajará a la Argentina en 2018. ¿Está sorprendido?

-No. Conozco la situación y hay un clima muy caldeado. Espero que después de las elecciones las cosas se calmen y que haya un ambiente más tranquilo, algo fundamental para que el Papa pueda ir. Y estoy convencido de que cuando vaya será un éxito.

-¿Qué condiciones deberían darse para una visita del Papa?

-Me parece que la sociedad argentina necesita reconciliación. Hace un tiempo hubo una polémica en la Argentina con la palabra “reconciliación”. Me parece que es una palabra santa porque es algo propio de los cristianos y de las buenas personas saber perdonar, saber darnos un abrazo después de haber estado peleados y especialmente en la Argentina, donde corrieron ríos de sangre.

-¿Hay espacio para la reconciliación?

-Todas las intervenciones del Papa en Colombia fueron hacia la reconciliación. No fue interpretado a favor de una parte u otra de la sociedad. En ese sentido fue un viaje muy modélico porque superando las circunstancias logró que el pueblo colombiano se diera cuenta de que tenía que darse un abrazo. En la Argentina todavía tendríamos que darnos ese abrazo. Lamentablemente en los últimos años hubo gente que echó sal en la herida, una herida que se estaba cerrando. Yo considero que el Papa puede ser un instrumento en las manos de Dios para ayudar a cerrar heridas y darnos un gran abrazo.

-¿Por qué es tan compleja la relación del Papa con los argentinos? Cualquier cosa que diga o haga, es criticado. ¿Por qué?

-Creo que está en el ADN de los argentinos, a quienes nos encanta criticar. Por otro lado, es la primera vez que tenemos un papa de nuestro país y los argentinos tendemos a considerarnos el centro del mundo y todas las actitudes que toma el Papa las relacionamos con la situación argentina, cosa que me parece un poco exagerada porque si bien somos un país maravilloso (risas), no somos lo más importante y no todo el mundo gira en torno a Buenos Aires.

-¿Qué les diría a quienes creen que Francisco no va porque no lo quiere a Macri?

-Que están muy equivocados: él está mucho más allá de las cuestiones partidarias. Es evidente que quiere que le vaya bien a su país, que ama, como dejó en claro en el videomensaje que envió el año pasado para anunciar que no iba a venir este año.

-El Papa confesó en varias ocasiones haberse sentido utilizado por algunos compatriotas…

-Siendo los argentinos del mismo país del Papa es muy fácil manipular todas sus declaraciones, pero preferiría no entrar en los detalles del caso.

-En otro orden, en los últimos días, una minoría ultraconservadora pidió una “corrección filial” de su apertura a los divorciados vueltos a casar y lo acusó de propagar herejías. ¿Qué opina de este ataque?

-Lamentablemente, no es la primera vez en la historia de la Iglesia de los últimos años que grupos de personas atacan al Papa. Por un lado, es una manifestación de la libertad de opinión que hay en la Iglesia y que el Papa respeta. Por otro, es un método totalmente equivocado, porque si se trata de una relación filial, un hijo no “corrige” a su padre en público. Cualquier fiel, obispo, cardenal, laico tiene derecho a decirle al Papa lo que le parezca por el bien de la Iglesia. Pero me parece que no tiene derecho a hacerlo públicamente y escandalizar a toda la Iglesia con estas manifestaciones de desunión.

-Entre los que piden la corrección está el italiano Ettore Gotti Tedeschi, ex presidente del banco del Vaticano y supernumerario del Opus Dei.

-Considero que él también se ha equivocado, como los demás que han firmado.

-¿Ve mucha resistencia?

-Lo que sale en los medios de comunicación es el pequeño grupo que le resiste al Papa, porque no es noticia que un cardenal, obispo o un oficial de la curia vaticana obedezcan al Papa.

-¿Es una minoría ruidosa?

-Me parece que sí.

-¿Cómo ve el Opus Dei la apertura a los divorciados vueltos a casar?

-El Opus Dei, como todos los católicos, siempre está con el Papa, es una tradición continua en la historia de la obra que hemos aprendido de San Josemaría Escrivá de Balaguer. Siempre estaremos con el Papa. Francisco ha reafirmado que la doctrina no cambia, pero urge a mejorar la atención de estos hermanos y hermanas, a los que es preciso acompañar con una mirada más cercana, de acogida y discernimiento, que les facilite superar esas situaciones, con la gracia de Dios”.

Tags:

Deja tu comentario