EL PAPA EN FÁTIMA

14/May/2010 | Por | Categoría: DOCUMENTOS

«El aborto y el matrimonio homosexual representan lo más insidioso y peligroso»
Benedicto XVI ha asegurado en Portugal que el aborto y las bodas entre personas del mismo sexo son «algunos de los más insidiosos y peligrosos desafíos que hoy se oponen al bien común». Ha querido, además, mostrar su apoyo a todas las iniciativas que tutelan los valores esenciales de la vida y de la familia.

‘Las iniciativas que tienen el objetivo de tutelar los valores esenciales y primarios de la vida, desde su concepción, y de la familia ayudan a responder a los más insidiosos y peligrosos desafíos que se oponen al bien común’
‘La cultura dominante presenta con insistencia un estilo de vida basado en la ley del más fuerte y beneficios fáciles y atractivos, que acaban por influir sobre nuestro modo de pensar’, ha denunciado el Papa

El Papa ha afirmado que el aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo son opuestos al ‘bien común’ y ha apoyado las iniciativas que tutelen la vida desde el momento de la concepción, así como la familia, ‘basada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer’.

‘Las iniciativas que tienen el objetivo de tutelar los valores esenciales y primarios de la vida, desde su concepción, y de la familia, basada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, ayudan a responder a algunos de los más insidiosos y peligrosos desafíos que hoy se oponen al bien común’, ha asegurado Benedicto XVI en su visita de estos días a Portugal.

El Obispo de Roma ha agregado que esas iniciativas constituyen ‘elementos esenciales para la construcción de la civilización del amor’.

El Papa ha expresado su ‘más profundo aprecio’ a todas aquellas iniciativas pastorales y sociales ‘que intentan luchar contra los mecanismos socio-económicos y culturales que llevan al aborto y que defienden la vida y la reconciliación y curación de las personas heridas por el drama del aborto’.

Tras resaltar la labor que estas instituciones realizan con los pobres, enfermos, detenidos, vagabundos, personas abandonadas, discapacitados, emigrantes, desempleados, etc, ha manifestado que la Iglesia no está capacitada para ofrecer soluciones prácticas a cada problema, pero sí está dispuesta a ayudar y ofrecer medios de salvación a todos.

Benedicto XVI ha criticado la ‘presión de la cultura dominante’ a la hora de realizar esa labor caritativa.

‘La cultura dominante presenta con insistencia un estilo de vida basado en la ley del más fuerte y beneficios fáciles y atractivos, que acaban por influir sobre nuestro modo de pensar, nuestros proyectos y las perspectivas de nuestro servicio, con el riesgo de vaciarlo de esa motivación de la fe y la experiencia cristiana’, ha denunciado.

Refiriéndose a las asociaciones católicas de ayuda, el Papa ha indicado que ‘es necesario que se vea claro su orientación, que asuman una identidad bien evidente’.

También ha exigido que se les conceda ‘autonomía e independencia de la política y de las ideologías’, aunque colaboren con los estados para alcanzar sus objetivos

Tags:

Deja tu comentario