“Descubre una pasión y haz un regalo”

por MJ Monfort

Pasión es
… aquello a lo que nos dedicamos con alma, vida y corazón,
… aquello que nos “coge”,
… aquello que se nos hace presente en cualquier momento del día y por cualquier circunstancia…,
… aquello que hace que se nos ocurran mil y mil historias por hacer …
Pasión puede ser un libro, una música, el fútbol, el golf, el mus.
Pasión es vivir con Jesús como modelo, pasión es llevarlo a los demás.

Ante esta próxima Navidad quiero plantearte una gran cuestión: vivir y transmitir nuestra Fe como pasión y como regalo.

Jesús emplea muchas veces, cuando se dirige a todos nosotros, una terminología que no nos deja ningún lugar para la duda, son sus “mandatos imperativos”.
Lo diría con todo el cariño del mundo pero… no era precisamente un “por favor, podéis hacer”, o un “podríais hacer…”

Nos dice:
“Amaos los unos a los otros…”
“Sed perfectos como mi Padre celestial….”
“Id al mundo entero …”
Son peticiones hechas por quien no duda de su autoridad para pedírnoslo y de nuestra posibilidad de poder hacerlo.
“Nos llegan a todos”, de una forma u otra dependiendo de nuestra sensibilidad y de nuestra capacidad de acoger.

Son un programa total de vida: son una pasión.

Regalo es:
… aquello que damos sin esperar nada a cambio

Cara a los regalos de Navidad muchas personas descubren su pasión, su hobbie, a lo que les gustaría dedicar tiempo. Habrá sido un regalo que te han hecho, o ese tiempo que tienes para pensar “en otras cosas” lo que te puede ayudar a descubrir tu auténtica pasión.

Caminos, muchísimos, tantos como somos, porque ya lo decía el poeta “se hace camino al andar…” y, por supuesto, tú el tuyo y yo el mío aunque podamos caminar juntos.
Cosas en común, muchísimas; aunque a veces, quizá demasiadas veces, nos cueste darnos cuenta de lo que nos une y se nos haga grande lo que nos puede separar, que es siempre accidental.

Esta Navidad puedes descubrir tu pasión en forma de regalo.
Pasión a la que merezca la pena dedicar nuestra vida.
Pasión, pasión aquello que llevó a los primeros cristianos a dar su vida.

Vamos a arrancar, a ponernos en marcha, a caminar.
Esto es como las primeras piedras que son muy importantes, si no no habría últimas. Si no arrancamos y caminamos no llegaremos a ninguna meta, ni ayudaremos a llegar.

Y verás qué gozada.
Siempre somos más felices cuando damos que cuando recibimos.
Sabes que es verdad, somos más felices cuando pensamos qué regalo hacer, qué le gustará, cuando lo compras, cuando lo preparas, cuando lo das y cuando descubres en el otro que es feliz.
¿Has hecho este mismo razonamiento cuando hablas a ese vecino, a ese colega, a ese amigo, a ese hermano, a ese hijo, a ese marido?, ¿Cuando le pones cara a la realidad de que Dios está en su vida? … Y se lo “presentas” y le ayudas a abrir nuevos horizontes y le acompañas siempre… ¡Este sí que es un buen regalo de Navidad!
Ya, ya sé que hay que regalar el libro, el Cd, la bufanda, los guantes, el jersey,
eso está muy bien, pero cuando hagas este regalo, piensa en lo que te digo, el auténtico regalo, el que «merece la pena haber vendido todo para comprarlo», el que va a estar contigo siempre y no pasa de moda jamás “porque Él es la moda”, es Jesús.

Hoy te quiero hacer yo un regalo y es ponerte ante la realidad de Dios en tu vida. Te propongo que lo acojas en tu corazón y en tu cabeza con todas las consecuencias, regálate y regala a Jesús a todos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.