15 PREGUNTAS a … (XVIII)

1/Dic/2007 | Por | Categoría: Entrevistas
María José MONFORT entrevista a …
Vivo en Madrid y soy de un pueblo de la sierra llamado El Molar. Tengo 23 años, y soy seminarista. Tengo un hermano y una hermana, ambos menores que yo. Mis gustos cambian con el tiempo, pero hay uno que no cambia: Jesucristo.
¿Amas, a quién primero?
Me gustaría poder decir que amo a Dios sobre todas las cosas, y lo intento aunque a veces se ponen otras cosas antes (sobre todo, a uno mismo). Desde el amor de Dios, intento amar a todos los demás por igual.
¿Compartes, lo que tienes o lo que eres?
Ambas cosas. Además, me reservo poco de mi, soy bastante transparente lo que tiene el peligro de que otros no me entiendan…porque si no tengo nada que decir que merezca la pena, callo. Pero, siendo realistas, con el poco tiempo que tenemos en el seminario me cuesta no reservarme siquiera un poco de él para mí.
¿Te gusta la verdad, siempre?
Siempre, aunque duela. Por eso me cuesta conjugarla con la virtud de la prudencia.
¿Te sientes libre?
Estos dos últimos años voy creciendo en libertad a un ritmo espeluznante, pero aún queda mucho por recordar. La libertad está muy relacionada con la verdad, y consecuentemente, con el conocimiento de uno mismo. No en vano dice el Señor: «La verdad os hará libres».
¿Eres feliz, con el corazón o con la cabeza?
A veces con ambas cosas, a veces solo con una de ellas. Pero en el fondo está la felicidad de obedecer a Dios para que Él me lleve a la santificación.

 ¿Trabajas, por qué, para quién?
Mi trabajo tiene dos dimensiones: estudio y servicio en las tareas del seminario. Trabajo porque si el día de mañana quiero servir a los demás y acercarles a Dios, tengo que empezar hoy. Trabajo porque la Iglesia me lo pide. Y sobre todo trabajo para no desaprovechar nada de lo que Dios quiere darme por medio de ese trabajo.
¿Eres amigo de tus amigos, sólo?
Soy amigo también de mis enemigos, porque así dejo la puerta abierta a que dejen de serlo: trato de ser amigo como el Amigo, y esto no siempre implica risas y juerga, sino ponerse serio y señalar donde duele. Camino hacia una amistad centrada en Cristo y libre de dependencias e intereses.
¿Cómo «eres» familia en tu familia?
Pues desde cierta distancia, estando ahí en lo que me necesiten y cuando puedo, y rezando mucho por ellos. Quiero que la alegría que Dios me da se lacontagie cuando estoy con ellos, y eso intento.
¿Estás disponible, escuchas o hablas?
Siempre disponible excepto si estoy muy, muy cansado o preocupado por algo. Y escucho mucho más que hablo.
¿Solidario, con quién?
No me gusta más la palabra solidaridad, los cristianos hacemos algo más que eso: amamos de verdad. A todos.
¿Tolerante, con qué o con quién?
Antes toleraba cualquier cosa. Ahora tolero cualquier cosa menos el mal por el mal. Pero respeto la libertad de las personas…si Dios lo hace, ¿cómo no voy a hacerlo yo?
La política ¿sólo para los políticos?
El hombre es un ser social, a imagen de la Trinidad. Por tanto, para que pueda vivir en paz necesita preocuparse de crear una sociedad justa, basada en la ley natural y garantizando la libertad y los derechos de todos. Tenemos la suerte de vivir en una sociedad libre, democrática, pero lo estamos desaprovechando porque estamos dejando que tome tintes totalitaristas.
Diversión ¿qué necesitas para divertirte?
Un ambiente donde me sienta a gusto, y estar descansado…nada más.
Alegría y dolor ¿son compatibles?
Claro, pero por dos cosas distintas. En cierto sentido la alegría (la esperanza cristiana es alegre), si tenemos fe, puede primar sobre cualquier dolor: tan solo tenemos que mirar a Cristo muerto y resucitado y recordar que somos bautizados, que somos miembros de su Cuerpo, que estaremos junto a Él.
Dios ¿está en tu vida, cómo?
En cada aspecto de mi vida, y cada vez más. Si no, no se qué hago aquí ni para qué vivo. Diría, sin pecar de pedante, que no es que esté en mi vida: Él es mi vida, y mi vida es para Él.
Muchísimas gracias, «gran tipo», doy gracias a Dios por haberme permitido compartir contigo tiempos estupendos. Un abrazo, MJ

Deja tu comentario